El contenido, que tan buenas migas hace con el marketing, exige mucho tiempo y dedicación. Y si de algo andan justos los marketeros es de tiempo, que se escurre constantemente de sus manos.

Aunque el tiempo es el que es y no podemos cambiarlo, hay afortunadamente unos cuantos trucos para exprimirlo al máximo y lograr nuestro objetivo: crear más contenido. Ragan.com repasa a continuación algunos de esos trucos:

1. Céntrese. Deje de intentar estar en todas partes y ponga el foco en aquellas plataformas y aquellos contenidos que mejor se ajustan a sus objetivos.

2. Lleve siempre una libreta encima y anote todas aquellas ideas valiosas (que seguramente que son muchas) que acuden a su mente a lo largo del día.

3. Bloquee un par de horas al día en su agenda para crear contenido (y sea lo más disciplinado posible haciendo uso de ese tiempo).

4. Dé una vuelta de tuerca personal (y valiosa) a los contenidos ajenos (que por supuesto debe citar).

5. Desarrolle una rutina a la hora de alumbrar contenido. Detecte los días y las horas a las que es más productivo generando contenido y sea aplicado a la hora de cumplir la agenda que se ha autoimpuesto.

6. Deje reposar las ideas. Si ve que no avanza con una determinada idea, póngase manos a la obra con otra.

7. Aprenda a decir “no”. Recuerde que cada minuto que invierte en tareas inútiles (e innecesarias) es tiempo perdido para siempre.

8. Anticípese a los acontecimientos para evitar sorpresas desagradables que puedan interponerse después en su rutina de creación de contenidos.

9. Tómese un descanso. Diversos científicos demuestran que los descansos de apenas un par de minutos pueden incrementar la productividad hasta en un 11%.

10. Recuerde que lo imperfecto es perfecto. Buscar la perfección es no sólo una pérdida de tiempo sino también imposible. El ser humano es imperfecto por naturaleza.

11. Utilice apps. En el universo de las aplicaciones móviles hay apps muy útiles para hallar y editar ideas.

12. Mezcle diferentes formatos. No se lo juegue toda la carta del texto. Los vídeos y las imágenes, que demandan a menudo bastante menos tiempo que los textos, son también un ingrediente esencial en el universo del content marketing.

13. Busque la colaboración de otras personas para dar fuelle a sus contenidos, que se beneficiarán inevitablemente de perspectivas ajenas.

14. Haga preguntas, no responda. Un contenido que se toma la molestia de hacer preguntas (inteligentes) puede tener tanta calidad (o más) que otro que proporciona respuestas.

15. Consuma cantidades ingentes de contenido ajenos para aprovisionarse de buenas ideas.

16. Aprenda a delegar en otras personas. El marketing de contenidos echa más brotes verdes en grupo.

17. Evite el “multitasking”. A los trabajadores se les va por el desagüe el 28% de su jornada laboral por culpa de las distracciones (y del tiempo necesario para recuperarse de tales distracciones).

18. Prepare un calendario editorial e intente seguirlo a rajatabla.

19. Meta contenidos “viejos” en la coctelera y alumbre con ellos contenidos nuevos.

20. Póngase fechas tope para no demorar sine die las tareas que tiene pendientes.

21. No se exprima innecesariamente las neuronas. Una pieza de contenido es eso, una pieza de contenido, no una tesis doctoral.

22. Cree listas. Los “checklists” son un contenido que los consumidores devoran con fruición.

23. Dé un nuevo formato a contenidos antiguos. Convierta, por ejemplo, una infografía en una presentación.

24. Ahorre tiempo con las herramientas de transcripción de audio para sus contenidos en formato audio y vídeo.

25. Tómese una cerveza. Según varios estudios académicos, cuando el nivel de alcohol en sangre se incrementa (ligerísimamente), aumenta también la creatividad.

Un artículo publicado en Marketing Directo