Los influencers presentes en las redes sociales se han convertido en uno de los grandes reclamos para las compañías y sus marcas. De acuerdo a un reciente estudio elaborado por Ipsos, el 95% de los marketeros cree que resulta de vital importancia que las marcas trabajen con estos profesionales en el entorno digital para generar engagement.

A diferencia de la publicidad a la que estamos acostumbrados, creada por un agencia o producida por la propia marca siguiendo los cauces y formatos tradicionales, los influencers son creadores de contenidos novedosos, que siguen su propia línea y distribuyen sus mensajes ante audiencias muy fidelizadas que creen realmente en lo que están diciendo.

Un escenario que se presenta como un oasis ante unas marcas que no saben muy bien como captar la cada vez más distraída atención de unos consumidores, hartos de publicidad carente de relevancia para sus intereses.

Por este motivo, no podemos abordar el marketing de influencersdesde las anticuadas perspectivas. Al igual que sucede con cualquier tendencia emergente, debemos comprenderla antes de lanzarnos a un piscina en la que no sabemos cuánta agua vamos a encontrar.

Para echarle una mano y que no acabe aún más perdido en este laberinto, vamos a ofrecerle cuatro claves recogidas pro Ad Age con las que poder escalar sus campañas de marketing de influencia.

1. Evite el síndrome de un solo éxito

Hasta hace no mucho las marcas se lanzaron como locas al mundo digital deslumbradas por el cegador brillo de la viralidad. Los éxitos de una vez se desvanecen rápidamente y hacen que las campañas reporten, en la mayor parte de los casos, un rendimiento bajo.

No podemos apostar únicamente por un contenido. La consistencia es la puerta de la escalabilidad por lo que debemos utilizar múltiples contenidos atendiendo a la gran variedad de factores de influencia de los que disponemos en el mercado. Un mecanismo que además aumentará la probabilidad de que más audiencia reciba el mensaje de su marca.

Debemos apostar por un modelo híbrido en el que trabajemos con influencers que cuenten con audiencias de distintos tamaños. Hecho que permite a las marcas trabajar en varios canales. Recuerde que cuando hablamos de estos profesionales nunca hay que primar la cantidad (número de seguidores) a la calidad que pueden ofrecernos.

citas

2. Céntrese en potenciar el contenido y no interrumpa

El secreto para una colaboración exitosa entre marca e influencer pasa por respetar los espacios. Estamos hablando de profesionales con unas ideas, valores y forma de trabajar que son identificados por sus audiencias. La fidelidad a esos elementos es la clave de su éxito.

Deje que sea el influencer el director creativo. Él sabe mejor que nadie lo que gusta a su público y cómo comunicar el mensaje sobre nuestro producto o servicio. Hay que lograr un acercamiento entre los objetivos de la marca y la visión de estos profesionales, junto con las expectativas del público.

3. Hay que establecer objetivos realistas

Asegúrese de que sus expectativas son sencillas y claras. Debe contar con un contrato a prueba de balas pero no porque vayan a jugársela, sino para ninguna de las partes dude en cualquier momento qué es lo que debe hacer.

La marca debe asegurarse de ver el contenido antes de ser publicado para asegurar que se encuentra acorde con sus valores e ideas. Esto únicamente se logra alcanzando el 100% de alineación entre los equipos internos y los influencers.

4. Siga todas y cada una de las piezas

Da igual cuantos contenidos publique. Siempre tiene que hacer un seguimiento de los mismos. Esté al día con las últimas normativas y legislaciones, ya que en materia de influencers estas se han actualizado en varias ocasiones en los últimos tiempos.

Siempre debe quedar clara la relación entre marca e influencer por lo que ambas partes deben entender y respetar los tiempos de publicación de los contenidos.

Vía: Marketing Directo