La industria del coworking experimenta un crecimiento sin precedentes, ligada al auge del trabajo freelance y la economía compartida. Si tienes pensado comenzar a desempeñar tu trabajo en uno de estos espacios, te damos varias claves para mejorar tus niveles de productividad.

El éxito del coworking hunde sus raíces en la importancia de compartir recursos físicos -como es el espacio de trabajo con su preciso acondicionamiento-, logísticos e intelectuales. Frente a las oficinas tradicionales, los coworkings brindan flexibilidad, costes más bajos, interacción entre compañías y profesionales y mayores oportunidades de networking, además de un ambiente de trabajo más diáfano, motivador y flexible.

Los espacios de coworking pueden gestionarse y reservarse a través de herramientas digitales específicas y muchos de ellos tienen planes según las horas del día y tus necesidades -alquilar un espacio para reuniones, por ejemplo-, además de servicios como la conexión WiFi, baños o salas para realizar presentaciones. Si tienes pensado trabajar en uno de ellos -una decisión que toman muchos freelances en la actualidad– te aconsejamos varias claves para ser más productivo. 

Cómo mejorar tu productividad en un espacio de coworking

Además de tener en cuenta ciertas claves que todo trabajador debe poner en práctica para ser más productivo o utilizar herramientas digitales específicas destinadas a mejorar tus resultados, no pierdas ocasión de  esta serie de medidas.

Sé disciplinado

Que los horarios sean más flexibles o tú seas el que fije tu propia jornada laboral no debe ser un equivalente de horarios caóticos, despistes e improductividad. Debes apostar por la autodisciplina, apoyarte en aplicaciones móviles para optimizar tu tiempo y en gestores de tareas como Todoist, Trello o Teambox para organizarte con otros miembros de tu equipo o fijar tus propios objetivos y fechas de entrega para tus proyectos.

Por otra parte, sé silencioso, educado y respetuoso dentro del coworking, al igual que deseas que el resto de compañeros lo sea contigo. La productividad y la motivación de los demás también te contagiará a ti, por lo que desde el minuto que entres en el espacio, cambia el chip, y adiós distracciones. Ten tu mesa ordenada y desconecta de las redes sociales o aplicaciones de mensajería instantánea durante tu jornada laboral para rendir mejor.

Aprovecha las instalaciones

Los espacios de coworking se caracterizan por su gran potencial y una buena cantidad de servicios incluidos sin costes adicionales en los packs de precios: aparcamiento para bicicletas, potente conexión a Internet, salas de reuniones, pizarras y proyectores para exposiciones, cocina y cafetería, videoconferencia, elementos de gamificación, sala común para negocios, y un largo etc. Por lo tanto, no aproveches únicamente tu mesa y tu silla, disfruta de todas las oportunidades potenciales de las instalaciones. Infórmate bien de cuáles exigen un pago a mayores. 

Además, muchos espacios de coworking realizan eventos de forma periódica y también ofrecen formación. Todos ellos pueden ayudarte a establecer mejores relaciones profesionales, impulsar tu marca personal, fomentar tu especialización y sacarle el máximo jugo a esta alternativa de trabajo freelance.

Conoce a tus compañeros de trabajo

La idea central de un espacio de coworking es construir una comunidad donde las personas se conecten, colaboren y creen. Intenta establecer relaciones fuertes con las personas con las que trabajas -no únicamente los miembros de tu equipo-. ¡La persona sentada a tu lado podría ser tu futuro inversor, cofundador de un proyecto, diseñador gráfico o traductor! Gracias a las sinergias del networking, ahorrarás tiempo y mejorarás tu cartera de contactos y clientes sin desplazarte.

Ofrece tus servicios profesionales dentro del coworking

Es fundamental que te integres dentro de la comunidad e intentes ser un actor activo dentro de su ecosistema, lo cual te ayudará a prosperar y a crecer, además de a estar más motivado frente al día a día. Muchas webs y blogs corporativos de los coworkings permiten que sus miembros se anuncien y ofrezcan sus servicios, o incluso les realizan entrevistas y les piden feedback para mejorar. Acude a los eventos que se organicen y no tengas miedo de proponer nuevas ideas o estar a la caza de nuevos proyectos. 

Personaliza tu espacio

No concibas el espacio de coworking como una solución provisional o un espacio aséptico. Lleva al trabajo todos los elementos que te hagan sentirte como en casa -tu termo preferido de café, una bonsai, tu dispositivo musical con cascos para escuchar tus canciones favoritas mientras trabajas-. Un toque personal te ayudará a generar un entorno más confortable para desempeñar tus tareas. La mejor experiencia para alcanzar la productividad consiste en encontrar un equilibrio adecuado entre ser un ser social y estar concentrado en tu trabajo.

Fuente | Inc42