Si te sientes agotado, abrumado, e incluso depresivo en el trabajo, es posible que hayas llegado a tu punto de extenuación laboral.

El primer paso para remediar esta situación tan negativa para nosotros y nuestra productividad es entender qué es lo que lo está causando.

joven_lider_1

Intenta realizar un seguimiento de cómo gastas tu tiempo durante una semana. Para cada bloque de tiempo, anota lo que estás haciendo, con quien estás** y cómo te sientes** en una escala de uno a diez. Donde uno significa enojado o deprimido y 10 significa alegre o satisfecho.

Esto te proporcionará una idea de cuáles son las actividades y personas que están disminuyendo tu energía, para que puedas empezar a limitar su exposición a ellos.

El objetivo es reducir el tiempo dedicado a las tareas, personas y situaciones que nos desgastan y aumentar el tiempo en los que nos producen mayor satisfacción.

En la medida de lo posible, se trata de minimizar las actividades que nos producen frustración y limitar la exposición hacia esas relaciones que nos resultan insatisfactorias.

Un artículo publicado en Pymes y Autónomos