Cuando la empresa nos da un smartphone muchas veces se convierte en un bumerán para nuestra productividad. Por un lado nos permite gestionar el correo electrónico sin necesidad de estar en la oficina delante del ordenador. Podemos hacerlo desde el teléfono a cualquier hora. Por otro lado, nos cuesta desconectar del día a día precisamente por la facilidad para consultarlo. Por eso desconectar del correo en vacaciones es el reto para muchos trabajadores este verano.

Y no sólo en vacaciones, sino que en muchas empresas donde tienen jornada de verano, y no se trabaja por las tardes, se siguen abriendo correos, respondiendo y atendiendo asuntos de la empresa fuera de horas, mientras estamos ya en casa, en la piscina, etc. Lo peor no es responder un correo, que muchas veces ni siquiera es urgente, sino que creamos un hábito insano en nuestra forma de trabajar.

cafe

La dependencia del smartphone la creamos nosotros mismos. Al hecho de tener correos electrónicos muchas veces se suma la mensajería instantánea. Y no sólo con clientes, sino que muchas veces es la propia empresa la que genera esta dinámica de forma interna, manteniendo una forma de trabajo que no resulta adecuada para favorecer el descanso y la desconexión de los empleados.

Por otro lado también existe el síndrome de la bandeja de correo desbordada a la vuelta. Es importante no obsesionarse con el Inbox 0, no tener correos sin leer, y pensar que no trabajamos solos, sino que otros compañeros ya se han ocupado de los temas más urgentes. Todo lo que está en la bandeja, no será algo prioritario.

Para finalizar es importante avisar con el mensaje de fuera por vacaciones del correo, donde además de indicar que nos vamos de vacaciones, tenemos que facilitar un correo alternativo al que poder recurrir, para que puedan reenviar el mensaje a un compañero u otra persona de la empresa que les pueda atender.

El objetivo es que aunque tengamos acceso al correo electrónico en las vacaciones, podamos descansar y no caigamos en la tentación de anticiparnos a la vuelta al trabajo. Nuestra principal tarea en esta época del año es descansar y volver con las pilas cargadas para afrontar de forma adecuada el resto del año.

Un artículo escrito por Carlos Roberto