¿Alguna vez has tenido miedo de hacer algo, porque sientes que no eres lo suficientemente bueno?

¿Dudas de ti? O ¿Piensas que, en el mundo siempre hay alguien que hace las cosas mejor que tú?

Si alguna vez has pensado esto, te recomiendo seguir leyendo.

Muchos empresarios no creen que son buenos en lo que hacen, y no celebran sus logros. De hecho, cuando le llegan oportunidades, sienten que aún no están preparados para aceptarlas, o si las aceptan y tienen resultados, el crédito, se lo dan a la suerte.

Si sientes que no eres lo suficientemente bueno, como otros creen que eres, o que lo que haces es un fraude… tengo que decirte, que a eso le llaman el síndrome del impostor.

El síndrome del impostor, es un término que hace referencia a la incapacidad de aceptar los logros propios y al miedo de ser “desenmascarado” como un fraude. (Fuente Wikipedia)

Normalmente este síndrome se activa, cuando estás trabajando por algo grande… digamos, que estás moviéndote a un próximo nivel.

Así que, si alguna vez has experimentado lo que estoy hablando… te felicito, porque quiere decir que estás trabajando para grandes cosas.

Yo he sufrido del síndrome del impostor… yo digo, que es una vocecita en nuestra cabeza, que te está diciendo una y otra vez, ¿que quién te crees que eres para hacer eso? y te causa inseguridad.

Yo he tenido esa vocecita en mi cabeza… que hace que tenga dudas y la odio.

Me ha hecho sentir, que soy un fraude y que no debo publicar mi contenido, dar consejos a otros o aceptar que otras personas hablen bien de mi o de mi trabajo.

De hecho, la primera vez que lo experimenté, a un alto nivel, fue en una reunión con mi grupo de Aprende Social Media.

Uno de mis estudiantes comenzó hablar sobre mí, con admiración y explicando cómo, lo que yo le había enseñado y el apoyo que le brindé, cambiado su vida.

En un momento, mientras él seguía hablando, sentí ganas de gritarle… ¡Cállate! La gente se va a creer todo eso que dices.

Claro que no lo hice, porque no era lo correcto, pero sentí mucha ansiedad al escuchar todo lo positivo que hablaba de mí.

En ese momento, pensé que era por mi humildad, pero luego decidí buscar en Internet y encontré el síndrome del impostor.

Esa vocecita que joroba…

Que no te deja creer en ti, que hace que tengas miedo de hacer las cosas y cuando haces algo que te brinda buenos resultados, la vocecita te dice que todo llegó por suerte o porque era fácil.

Que siempre está criticando el trabajo que hacemos…  la vocecita te dice: “que si no es perfecto no puedes lanzarlo.”

Y si a todo esto, le añadimos, cuando aparece alguien que hace lo mismo que uno, y comenzamos a compararnos, entonces la vocecita en tu cabeza comienza a decirte…

“Vez ella es mejor que tú… mira su contenido, ella si sabe lo que habla… y mira este… uuuyyy ese video es mejor calidad que los tuyos… él si merece tener esa comunidad… tu eres un fraude.”

Esa vocecita, en la cabeza que hace, que uno se confunda y nos evita creer en nosotros mismos, hace que no aceptemos nuestro éxito y le atribuyamos los resultados a la suerte.

También el síndrome del impostor, te hace creer que un comentario negativo es real y olvidas que tienes cientos de comentarios positivos.

Pero, ¿Por qué una persona que está haciendo las cosas bien, vendiendo un producto que ayuda a otros y se entrega en cuerpo y alma a su negocio, siente que es un fraude?

¿Por qué preferimos escuchar la vocecita en nuestra cabeza y no aceptar lo positivo que dicen otros?

Digamos… que somos humanos y estas cosas nos suceden.

Pero, lo importante es conocer que existe este síndrome y trabajar para mejorar.

Ahora quiero compartir contigo 6 consejos para callar a esa vocecita del síndrome del impostor:

1- Reconoce Que Este Síndrome Existe

Si aceptas que esto te ocurre, cuando la vocecita comience a hablarte, podrás decir: “Es el síndrome del impostor” y continuar.

2- Acepta Tu Éxito. No has tenido resultados por suerte.

Es muy importante que entiendas, que todo lo que has logrado se debe a tu trabajo. No pienses que tienes grandes cosas porque tienes suerte o por que lo que haces es fácil.

La suerte llega cuando trabajas fuerte.

Así que, el primer paso para callar la vocecita en tu cabeza es decirte: “Todo lo que he logrado lo he trabajado”.

3- No Te Compares

Que suerte tienes que eres tú… y solo hay un tú. No te compares con otros buscando medir quien es mejor o quien tiene más éxito. Cometemos el error, de creer que a otros les va mejor y que no tienen problemas.

Mentira… todos estamos luchando por lograr nuestras metas, enfrentando desafíos, inseguridades y luchas internas.

Normalmente solemos comparar, nuestras debilidades con las fortalezas que vemos en otros.

No hagas eso…

Enfócate en ti, en lo que quieres lograr y no trates de medir tus resultados con otros.

4- Crea Una Carpeta De Comentarios Positivos

Cada vez, que una persona te comente o comparta un comentario positivo sobre ti o tu trabajo, hazle un “screenshot” y guárdalo en una carpeta. Y cada vez que la vocecita del síndrome del impostor llegue a ti, busca la carpeta y lee los comentarios.

Esto a mí me ha ayudado a mantenerme enfocada y no olvidar, que lo que hago tiene un propósito y ha ayudado a muchas personas.

5- Comienza Hacer Las Cosas Confiando En Ti

Confiar en uno, en ocasiones es difícil. Muchas veces me ha pasado que tengo miedo, porque siento que no soy capaz de hacer las cosas, cuando la realidad es que si puedo.

Te recomiendo, que tengas a una o varias personas que sean de apoyo para ti. Explícales que esto te sucede y que quieres que ellos sean tu soporte. En ocasiones, solo necesitamos que otros nos recuerden, de lo que somos capaces de hacer, para confiar en uno mismo.

En mi caso, mi esposo, mis padres y mis amigas Lizmary y Erika son ese soporte.

6- Siente Orgullo Por Tu Humildad Pero Acepta Tu Éxito

A veces somos muy humildes y por eso nos cuesta creer en las grandes cosas que logramos. Eso está bien, es mejor ser humilde que arrogante. Pero, lo que no puedes permitir, es que la humildad haga que no valores tu éxito. Así que necesitas mantener un balance.

No voy a mentirte, diciéndote que la vocecita del síndrome del impostor se va a ir, porque no estoy segura que eso suceda. Aún la mía, aparece de vez en cuando.

Pero, estos 6 pasos te van ayudar a enfrentarla y callarla…

Ahora quiero saber, ¿padeces del síndrome del impostor? Cuéntame en los comentarios, ¿qué te dice la vocecita, que no puedes hacer? Me encantaría leerte…

Un artículo escrito por Joannix Orchart