Vender hamburguesas, pastelillos, pizzas y hasta cocina de autor a bordo de una furgoneta vintage puede ser un suculento negocio. En España hay registrados más de 400 establecimientos de este tipo y aumentan cada día. Estas empresas, llamadas food truck (camión de comida) o gastronetas, no requieren una inversión muy elevada, pero antes de ponerlas en marcha hay que tener en cuenta qué normativas regulan el negocio, así como las obligaciones fiscales que deben cumplir sus propietarios. Además, hay que hacer un estudio de negocio, decidir qué producto se venderá y a qué tipo de cliente se destinará. En este artículo se explica qué es un food truck, los pasos que hay que dar para montar un negocio de este tipo y las normativas que lo rigen.

Food truck: hamburguesas sobre ruedas

¿Qué es un food truck? Un food truck o gastroneta es un restaurante en una furgoneta, una nueva forma de disfrutar de la gastronomía. “Tienen ruedas, pero no dejan de ser una rama más de la hostelería”, explica Aitor Apraiz, de la plataforma Foodtruckya. Y hay multitud de ofertas y propuestas, que van desde los perritos calientes, los tacos y las hamburguesas hasta el sushi, los crepes, comida vegetariana, cocktails y hasta cocina de autor.

Lo que más salida tiene, cuenta Apraiz, son las hamburguesas, los perritos, las especialidades internacionales (burritos, pizzas, sushi…) y los crepes, pero también depende del evento en sí mismo y del tipo de cliente. “No es lo mismo estar en un mercado callejero de comida que en una boda, un festival de música o en unas fiestas de un pueblo”, reconoce Apraiz. Lo importante es que cada food truck tenga su propia personalidad y sepa transmitirla en su oferta.

Respecto al tipo de empresario, cualquier persona puede serlo. Aunque los perfiles que se embarcan en este mundo hasta el momento son dos:

  • Por una parte, están los emprendedores a los que les gusta la gastronomía o que han estudiado o trabajado en hostelería y quieren tener su propia empresa. En lugar de comenzar en un local tradicional, con los costes que eso supone (alquiler o compra, personal, etc.), prefieren hacerlo a través de unfood truck.
  • También hay empresas y locales hosteleros ya establecidos que adquieren una gastroneta como un brazo más del negocio. Esto les permite abrirse, promocionarse y estar en zonas, eventos y mercados de una manera distinta pero muy cercana al cliente.

Montar una gastroneta, ¿negocio viable?

Una de las características del food truck es su versatilidad y su posibilidad de estar y trabajar en distintos escenarios. No solo se puede acudir a los mercados callejeros de comida, sino que una gastroneta puede estar entre semana en el aparcamiento de unas oficinas de una gran empresa o en un evento deportivo al aire libre o sirviendo los aperitivos en una boda o en un festival de música…

En España hay muchos negocios de este tipo, y solo en la plataformaFoodtruckya hay registrados más de 400. “Y todas las semanas hay nuevas incorporaciones”, indica Apraiz. Sin embargo, aún hay mucho desconocimiento general ante este mundo, aunque poco a poco -como ocurre desde hace tiempo en las principales ciudades del mundo- cada vez se cuenta más con los food trucks. Incluso hay urbes como Málaga o Vitoria que ya están dando los primeros pasos para su regulación.

¿Es muy caro montar este negocio? Los costes pueden variar dependiendo del modelo de gastroneta que se escoja (si es de primera o segunda mano, modelovintage, caravana, furgoneta moderna adaptada…), pero en principio oscilan entre 20.000 y 35.000 euros.

Es un negocio viable, pero “siempre y cuando se trate al proyecto como lo que es, una empresa y un negocio y se trabaje con profesionalidad”, como señalan desde la plataforma citada. Ello incluye conocer el sector, realizar un estudio previo, calcular gastos e ingresos previstos, fórmulas de financiación… en suma, hacer un plan de negocio completo antes de lanzarse a vender comida en una furgoneta.

¿Y qué beneficios puede dar? Según Apraiz, “al igual que ocurre en un restaurante, depende de su ubicación, su público objetivo, su oferta, la capacidad de producción, etc.”. No es posible dar una cantidad determinada, pues dependerá también de si el propietario del food truck trabaja en él o si tiene que contratar a personal, de si trabaja solo fines de semana o durante todo el año…

Food truck en toda regla: normativa y documentación

Antes de comprar una furgoneta y ponerse a vender una especialidad culinaria, se debe tener muy presente la legislación que afecta a este negocio.

El Reglamento 2004/852/CE regula todo lo relativo a la higiene de los productos alimenticios en la CE. Pero, además, cada comunidad autónoma tiene su propio sistema para otorgar la autorización sanitaria de funcionamiento, por lo que siempre es recomendable consultar al Departamento de Sanidad y Consumo de cada comunidad.

También hay que tener en cuenta el Real Decreto 199/2010 del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio por el que se regula el ejercicio de la venta ambulante o no sedentaria, que señala que corresponde a los ayuntamientos determinar la ordenanza por la que se deben regir los permisos, fechas, zonas de ubicación… Además, las gastronetas pueden participar sin ningún problema en eventos privados y festivales, como señala Alba Yánez, la autora del libro ‘Foodtrucks. Comida de autor sobre ruedas’.

Para montar una gastroneta, también hay que tener carné de manipulador de alimentos, alta en IAE (Impuesto de Actividades Económicas) y estar al corriente de pago en la Seguridad Social y en las tasas municipales, además de tener un seguro de responsabilidad civil. Es preciso disponer de un food truck homologado y con certificación veterinaria. También se debe contar con el permiso de conducir B para furgonetas con peso inferior a 3.500 kilos y el C si el peso supera los 3.500 kilos, entre otras obligaciones. En la siguiente imagen se resumen de manera muy clara y visual las normas que se deben cumplir:

normasfoodtruck-grande

¿Cómo declara a Hacienda una gastroneta?

Las obligaciones fiscales que se deben tener en cuenta al montar este tipo de negocio son las siguientes:

  • Presentar el modelo 036. Es recomendable rellenar el 663.1 (Comercio al por menor fuera de un establecimiento comercial permanente de productos alimenticios, incluso bebidas y helados), aunque hay algunos food trucksdados de alta en el 674.1 (Servicios especiales de restaurante, cafetería y café-bar en vehículos de tracción mecánica) y en el 982.4 (…comercio al por menor y servicios de restauración propios de ferias y verbenas, fuera de establecimiento permanente).
  • Realizar declaraciones trimestrales de IVA.
  • Llevar la contabilidad.
  • Pagar el IRPF correspondiente.

Por B. ÁLVAREZ