A todo el mundo le gusta la idea de montar un negocio rentable con muy poca inversión. Como no, es algo sumamente atractivo.

Pero lo que no todo el mundo sabe es que, por suerte, en la actualidad ya no es tan difícil hacerlo y por eso precisamente, si buscas ideas en Google, me sorprendo mucho, y no para bien, con las propuestas que me encuentro.

Si efectivamente haces esta búsqueda, te saldrá un listado de este estilo (lo puedes ver un poco más abajo como captura de pantalla):

  • “15 negocios rentables con poca inversión…”
  • “25 pequeños negocios rentables sin inversión…”
  • “100 ideas de negocio rentables…”

Vaya, ¡a ver quién da más! Me falta encontrar el post de las 1001 Ideas, aunque desde luego no seré yo quien lo escriba smile

Aunque bueno, hasta aquí, dejando de lado una cierta falta de creatividad, no hay nada serio que objetar. Pero cuando entras en el contenido amigo, ay cuando entras… viene lo bueno.

Ahora bien, como hoy estoy de buen humor y me apetece hacer un post algo diferente a los que publicamos habitualmente en este blog, te invito a que, antes de ponernos serio con el tema, nos echémonos unas risas juntos con las ideas de bombero que me he encontrado smile

3 Ejemplos de negocios rentables desde casa para echarnos unas risas juntos

Esto es una pequeña selección de algunos de las 3 propuestas más “originales” que me he encontrado, aunque te aseguro que hay muchas más del estilo.

Para poner todo en contexto y entonarnos antes de empezar, quería recordar simplemente la definición de “rentable” de la Wikipedia, una definición que me parece particularmente clara y acertada:

“El beneficio comparado con el total de recursos empleados para obtener esos beneficios”.

Es decir, algo es rentable cuando, en relación al dinero invertido y las horas de trabajo empleadas, genera un gran beneficio económico.

Hecho este pequeño previo, metámonos en harina con esas geniales propuestas que me he encontrado por ahí en la red:

1. Hacer Biscuits/Galletas

¡No es broma!

Seguro que es hiper-rentable hacer galletas en tu casa y luego ir de vecino en vecino a ver si te las compran, me figuro que es tiene unos márgenes de la os*** smile

Y claro, otra potente línea de negocio que se me ocurre podría ser quizás vender a las tiendas de repostería de tu barrio, estoy seguro de que estarán locas por quitártelas de las manos y que te quedará un margen de beneficio impresionante…

Pero en fin, dejándonos ya de guasa, esta propuesta, al menos, tiene su punto de inocencia y simpatía y tampoco te vas a arruinar.

Si te apetece probar, no pasará nada por hacerlo y, como mucho, perderás unas cuantas decenas de horas hasta. Si lo haces simplemente porque te gusta, perfecto, pero hay que tener muy claro que de aquí es imposible que salga un negocio rentable.

Y, por supuesto, siempre me puedo equivocar y quizás encuentres esa vuelta de tuerca que hace funcionar esta idea, aunque personalmente me cueste mucho creer que no sea simplemente más que una idea de bombero que el autor puso ahí para llegar a la cifra de las 100 ideas en el título.

2. Fabricar muebles de melamina

Cito la propuesta porque no tiene desperdicio:

“Se compran las placas de melamina, se las hace cortar en carpinterías de acuerdo a las medidas indicadas en los gráficos y planos de cada mueble y luego se los atornilla en casa. El margen de ganancias puede llegar al 100%.”

Esta propuesta que ya empieza a ser realmente genial, me la he encontrado en este post:

15 negocios rentables con poca inversión

Analicemos esto con un poquito de sentido común, realmente basta con muy poquito:

En España, por ejemplo, el precio del m2 de melanina para el cliente final se mueve entre 7-14€. Echa un vistazo aquí como referencia. Alguien que trabaja en casa, por volumen, dudo que consiga precios de mayorista.

Incluso un mueble muy simple como la famosa estantería Billy de Ikea se va a llevar varios metros cuadrados por los desperdicios. En este ejemplo concreto, sin ir más lejos, tu coste de fabricación ya igualará el previo de venta de la Billy. Y aún no hemos añadido tus horas de trabajo …

Pero, sobre todo, ¿quién te lo va a comprar? ¿y por qué canal lo vendes? ¿Por eBay…? … teniendo que ser mucho más caro que los productos de Ikea, por ejemplo.

Y espera, aún no hemos hablado de logística. Una vez montado un tocho así en tu casa, ¿cómo y quién lo trasporta a la casa de tus clientes, especialmente si están ya un poco más lejos?

En fin, este pequeño listado de “problemitas” creo que es suficiente para ver la magnitud del disparate de competir en un nicho así, tan maduro y con gigantes como Ikea, por ejemplo. Hay que se muy frívolo y charlatán para ir contando este tipo de estupideces por la red.

La realidad de las cosas es que en cualquier actividad artesanal va ser muy duro conseguir algo de rentabilidad. Salvo que de alguna manera logres una marca muy fuerte que te permita cobrar precios alta, serán, en general, actividades que necesitarán muchísimas horas de trabajo para conseguir algo de beneficio, si es que lo consiguen.

3. Venta de ropa en ciudades del interior del país

Y para terminar, sin enrollarme mucho, otra de las ideas magníficas para un negocio rentable con poca inversión: una tienda de ropa, ¡qué original!

Pero como no, aquí si pensamos un poquitín las cosas, también daremos con algunos pequeños “inconvenientes”:

Incluso si optas por una franquicia barata, solamente te vas a tener que gastar, como mínimo, varias decenas de miles de euros de inversión inicial en la reforma y acondicionamiento del local y luego unos cuantos miles más cada mes en pagar el alquiler.

Casi nada, ¿eh?

Justo lo que yo entiendo por “con poca inversión”, vaya.

¿Cuándo un negocio va a ser rentable?

Bien, espero que estas tonterías, al menos, hayan podido servir para poder arrancarte una pequeña sonrisa. Pero ahora toca ponernos ya un poco más en serio con esto.

Si quieres saber cómo montar un negocio rentable, como siempre, hay que plantearse las cosas desde el punto de vista de tu cliente. Además, de paso, te recomendaría que pensases siempre no solamente en un negocio rentable, sino también en un negocio rentable e innovador.

En primer lugar, obsérvate simplemente a ti mismo, ¿qué factor es, en general, el más que más te frenaría a la hora de comprar algo que sea importante ti?

Yo diría que la confianza en ese producto, ¿no es así?

Por eso, si eres, por ejemplo, usuario de un teléfono Android, cuando oíste hablar por primera vez de los móviles chinos y que podían ser mucho más baratos que las marcas como Samsung, siendo muy similares en características, probablemente no tuviste inmediatamente claro que te comprarías uno la próxima vez que renueves el móvil.

Seguro que te quedaste con la sensación de que ahí tenía que haber gato encerrado.

Esto fue así porque no confiabas en estos nuevos productos, y más aun sabiendo que son chinos porque la marca “China”, aún se asocia a cosas baratas y de mala calidad. Sin embargo, fíjate como ahora las marcas chinas como Xiaomi, Huawei y One Plus están arrasando.

¿Por qué ha ocurrido esto?

Porque, con los años, estas empresas han podido desarrollar su marca fuera de China en base a la información positiva que circula sobre ellas en Internet y que atestigua de que tienen excelentes productos y más baratos que la competencia. Es más, los precios de sus productos han ido subiendo, conforme sus marcas han ido ganando fuerza. Ya no son tan, tan, tan baratos.

La lección que hay que sacar de aquí es lo poderosa que es una buena marca. Tienes que tener claro que cuando empiezas desde cero en un terreno en el que no te conoces, has de pasas sí o sí, por un proceso de creación de confianza en base a aportar valor y satisfacer a los clientes y que es esa confianza es lo que permitir vender. Es proceso, según las circunstancias, puede ser muy duro en la práctica.

De este proceso la marca como resultado. Y ese será tu mayor activo: una marca fuerte es la clave para la rentabilidad: no tener que competir por precio y poder tener buenos márgenes en tus ventas.

Y, aunque mi ejemplo ha sido de empresas gigantes con las que no seguramente no te identifiques como pequeño emprendedor, aplica exactamente igual a pequeña escala, lo veremos luego.

La única vía realista para crear un negocio rentable con poca o ninguna inversión es la vía online

Con el pequeño razonamiento anterior creo que ya queda claro que, sin una marca, sin una reputación, te va a costar muchísimo vender tus productos y servicios a un precio que merezca la pena. Está claro que necesitas construir esa reputación de alguna manera.

Pero ahora nos topamos con otro problema: ¿es posible hacer todo esto sin dinero?

Yo diría, que salvo que traigas una amplia cartera de clientes de una actividad anterior, suficientemente fieles y numerosos o alguna otra circunstancia muy especial, es imposible partir desde cero con una marca.

La alternativa que se me ocurre, abrir un negocio del tipo franquicia, es una opción que efectivamente te da una buena marca desde el primer minuto, pero el problema es que no es gratis precisamente (como es lógico). Son opciones que requieren una inversión muy importante y no encajan en nuestra idea de hacer esto sin inversión o, al menos, con una inversión simbólica.

Yo he emprendido “a la vieja usanza” y en el mundo online (con este blog precisamente) y mi conclusión es que la única vía realista para crear un negocio rentable sin capital y sin malvivir muchos años y pasarlo realmente mal con actividades desagradables como la venta a puerta fría, es la vía online.

Como crear un negocio rentable sin inversión y desde tu casa

Esto es así por la pescadilla que se muerde la cola. Si quieres emprender sin inversión, al no tener una marca al principio, no puedes esperar que vendas nada, ¿cómo sostener entonces tu vida? ¿de dónde tomar los ingresos?

Está claro que tienes que lanzar tu proyecto sin dejar la actividad que te genera los ingresos que necesitas para vivir, pero una actividad tradicional es muy difícil lanzarla en paralelo con otra porque suelen estar muy condicionadas por el horario laboral.

La excepción puede ser la situación de encontrarte en paro y aprovechar el periodo en el que recibes las prestaciones para emprender y hacer ese trabajo de lanzar tu actividad offline.

Pero éste será un periodo limitado y te tiene que ir muy bien para que tu proyecto y tu marca hayan prosperado lo suficiente durante ese tiempo como para que tengas ingresos suficientes para vivir.

En definitiva, a la conclusión que quiero llegar con esto es que lanzar un negocio tradicional y sin inversión, no basado en la web, es harto difícil.

Por tanto, mi reflexión es obvia: ¿no será olvidarse del mundo offline y mejor plantearte todo esto online exclusivamente?

La principal ventaja de un negocio online es que las barreras que tienes que superar sin infinitamente más bajas. Para empezar, tienes una flexibilidad horaria total que hace que conciliar un proyecto de emprendimiento online con tu trabajo actual sea infinitamente más fácil que conciliar dos actividades con el mismo horario laboral.

¡Ojo! No es estoy diciendo que emprender online esté tirado y que al mes siguiente, sin hacer nada, ya estés ganando dinero a espuertas. Ese no es el mensaje.

Se tarda mucho tiempo y, aunque siempre hay que ser prudente a la hora de generalizar, te recomendaría que te mentalices de mínimo un año de trabajo muy intenso hasta que empieces a ver resultados. Una marca y buena visibilidad en Internet, que es la base de todo esto, no se consigue en tres días.

Pero el quid de la cuestión es que ponerte en marcha es mucho más fácil que en el mundo offline y puedes hacerlo sin tener que dejar tu trabajo actual. Puedes intentarlo sin arriesgarte a una ruina económica, solamente arriesgarás horas de trabajo en balde. Y eso, frente a la potencial recompensa, creo que es un riesgo muy razonable.

Son muchos los modelos de negocio donde básicamente el único gasto que necesitan son los 6-7€ al mes que cuesta un buen hosting como el de Webempresa, por ejemplo, que es el que usamos nosotros para el blog y que te recomiendo también a ti.

Y si quieres una buena lista de ideas para modelos de negocio de este tipo, echa un vistazo a nuestras entrevistas de bloggers empresarios:

BloggerView: Entrevistas a pequeños y grandes bloggers emprendedores

Por tanto, la siguiente conclusión a la que te quiero llevar es que, si te planteas un negocio online rentable sin inversión, plantéatelo en el mundo online primero.

Pudiendo contrastar las dos experiencias, emprender online y emprender offline, no volvería a emprender offline ni loco teniendo la posibilidad de hacerlo online con las infinitas ventajas que eso conlleva.

La trampa mortal de los negocios basados en servicios

Aquí te quiere lanzar una advertencia: una de las maneras más inmediatas y fáciles de empezar a generar ingresos online es ofreciendo simplemente servicios profesionales en un terreno que ya dominas a través de la web.

Basta con un simple formulario de contacto para los clientes contacten contigo y en el mundo que alcances una cierta visibilidad verás cómo empezarán a contactarte posibles clientes.

Aquí estamos hablando de generar ingresos con la venta de servicios a través de una web (asesoría legal, consultoría, contabilidad/finanzas, coaching, entrenador personal, eventos infantiles, diseño, programación, …) o la venta de productos físicos no automatizada (elaborados artesanalmente, haciendo tú mismo la gestión de stock y logística, etc.).

Pero aquí hay varios problemas que se auto-alimentan:

  • Al principio no tendrás una marca fuerte, por tanto, te será complicado pedir tarifas realmente rentables.
  • Las prestaciones de esos servicios, al ser poco rentables, te quitará mucho tiempo.
  • Y con esto te faltará cada vez más tiempo para seguir desarrollando tu proyecto web y sus contenidos gratuitos de alto valor cuya exposición y visibilidad es lo que, en realidad, te va a dar la marca con el tiempo.

Si te fijas, es la pescadilla que se muerde la cola. Si descuidas el desarrollo de tu proyecto online, puedes entrar en la trampa de seguir malviviendo a base de servicios malpagados toda la vida.

Por qué los ingresos pasivos en Internet son la vía ideal para un negocio sin inversión

¿Cómo puedes solucionar esto?

Muy sencillo porque, por suerte, aquí nos encontramos con otra de las maravillas del emprendimiento online: la posibilidad de generar ingresos pasivos que son ingresos que, tras una inversión inicial en tiempo y trabajo, pueden funcionar cuasi en autopiloto y generarte de manera automatizada cada mes unos ingresos.

Un ejemplo muy simple serían los anuncios AdSense, aunque no es una vía que te recomiende de entrada, luego entraré en detalles.

Si eres capaz de basar, al menos, una parte de tu proyecto en ingresos pasivos, aunque tu vocación sea realmente prestar servicios a medio / largo plazo, habrás hecho una gran jugada porque de este modo, tendrás una base que te dará libertad para limitar los servicios que necesitas prestar para llegar a fin de mes y, por otra parte, habrás ganado libertad para rechazar clientes y proyectos que no te interesan.

Esto será una situación cómoda para ir trabajando sin prisa, pero sin pausa, en la visibilidad de tu proyecto online y con ello, en tu marca.

El cómo funciona la idea de los ingresos pasivos y cuál es la estrategia y pasos para conseguir generar este tipo de ingresos necesita otro post entero para su explicación. Por suerte ya está escrito y habla también de alternativas mejores a AdSense smile

Cómo monetizar con un blog e ingresos pasivos

¿Cuáles son los productos que mejor escalan?

En este punto ya sabemos que para montar un negocio con poca inversión debes buscarlo en el mundo online y con el post al que te acabo de remitir también puedes ver cómo es posible ganar poco a poco visibilidad en tu blog, construir una marca con tu blog y empezar a generar también poco a poco ingresos en modo autopiloto con el concepto de los ingresos pasivos.

Ahora te quiero dar el último ingrediente para que diseñes un buen negocio que no tenga necesidad de invertir capital en él: encontrar productos escalables.

¿Qué quiere decir que un producto sea escalable?

Muy simple: quiere decir que el esfuerzo de vender uno o mil sea el mismo o se incremente solo marginalmente. Es decir, productos que no requieren una acción tuya con un tiempo de trabajo por cada venta.

¿Qué productos son así?

Hay muchos, por ejemplo, una tienda online que funcione vía dropshipping, lo que quiere decir que la parte logística no la haces tú en tu tienda, se encarga de ello el proveedor del producto.

Pero esto es un ejemplo un poco sofisticado: vayamos a algo mucho más simple e evidente: los productos digitales.

Aquí tenemos ebook, productos audiovisuales, software, etc. Todo lo que se pueda descargar de una web sin que sea necesario enviarte un paquetito a casa. Es decir, una venta sin logística.

Este tipo de productos son el Santo Grial de la escalabilidad y rentabilidadporque el coste de producción es fijo, el coste por venta muy bajo y, por tanto, si consigues dar con un buen producto que tiene éxito entre tu público podrás crecer en ventas sin dificultad y con ello habrás logrado uno de los mejores modelos de negocio que existen en este momento.

Y no todo es vender cursos online, por poner un ejemplo muy diferente, Spotify también es un producto digital, o servicio, según lo quieras definir.

Conclusiones

Espero que, tras esta lectura, veas porqué me mofaba de los ejemplos citados al principio de este post. Lo que viene a cuento comentar si queremos hablar en serio de negocios rentables que exijan poca o nula inversión no puede ser más diferente que la retahíla de ideas ridículas que plantean los posts que puse de ejemplo.

Esto no va de acumular el mayor número de ideas estúpidas como quien pega tiros al aire.

Si entiendes bien el problema y conoces las opciones y estrategias que aquí he comentado, no tendrás ni 10, ni 50 ni 100 ideas. Tendrás infinitas ideas porque el mercado tiene infinitos nichos en los que te puedes aplicar las ideas expuestas.

Por ejemplo: cualquier campo que tenga que ver con conocimientos es susceptible de ser monetizado con productos digitales de formación. No en vano, ya hay tanta gente que lo hace: desde sitios de yoga hasta escuelas de negocio, la horquilla es infinita.

Por tanto, la cuestión no es la idea en sí, hay infinitas de ellas, sólo tienes que explorar las actividades profesionales y mercados que ya existen para inspirarte. La cuestión es cómo implementar esa idea, con qué tipo productos o servicios ofrecer concretamente y cómo concebir y hacer crear tu proyecto de emprendimiento online.

Un artículo escrito por Berto Lopez